TRES CONSEJOS ALIMENTARIOS PARA CUIDAR TU SUELO PÉLVICO

TRES CONSEJOS ALIMENTARIOS PARA CUIDAR TU SUELO PÉLVICO

En la publicación anterior, Mireia Peláez nos explicó qué es el suelo pélvico y la importancia de fortalecer esta estructura tanto en mujeres como en hombres. A través de su programa de ejercicios con Blooming Exercise Programs podemos llegar a movilizar, tonificar, estirar y relajar la musculatura del suelo pélvico.

Además de un buen programa de ejercicios, ¿hay alguna relación entre la alimentación y el suelo pélvico? ¿Podría influir lo que comemos en la salud de esta estructura? La respuesta es: “¡Sí!, una mala alimentación podría tener efectos perjudiciales sobre el suelo pélvico”.

A continuación te presento tres consejos alimentarios para cuidar tu suelo pélvico:

Primero, seguir una dieta saludable para evitar el aumento de peso y prevenir la obesidad. Una mala alimentación puede promover el aumento de peso corporal y la obesidad. La obesidad es un factor de riesgo importante para la aparición de patologías relacionadas con la debilidad del suelo pélvico, ya que provoca una mayor presión intra-abdominal (1). Las personas obesas tienen mayor riesgo de presentar incontinencia urinaria y fecal. Por ello, la pérdida de peso podría tener un efecto beneficioso a través de disminuir las fuerzas sobre la vejiga y el suelo pélvico, reduciendo de este modo la incontinencia. Por lo tanto, adquirir unos hábitos de alimentación saludable y practicar actividad física a diario es beneficioso para la salud de tu suelo pélvico, y disminuye la incontinencia urinaria (2). ¿Qué se entiende por alimentación saludable? Aquella alimentación que incluye cereales integrales (pan, pasta, arroz, avena, etc.) o legumbres a diario, verdura y hortalizas variadas en abundancia, aceite de oliva y frutos secos a diario, fruta fresca de temporada a diario, una menor cantidad de pescados, huevos, lácteos descremados o carne magra (pollo, pavo, conejo, etc.) y agua, como bebida principal. Se recomienda evitar azúcares, zumos de frutas y otras bebidas azucaradas, carnes procesadas (salchichas, hamburguesas, embutidos, charcutería, etc.) y otras grasas (mantequilla, margarina u otras grasas o aceites).

Segundo, seguir una dieta rica en fibra para prevenir el estreñimiento. Las mujeres con prolapso de órganos pélvicos (descenso de los órganos pélvicos secundarios a causa del debilitamiento de la musculatura de soporte del suelo pélvico) tienen un mayor riesgo de presentar estreñimiento. Este aumento del riesgo podría explicarse en parte por una menor ingesta de fibra dietética en mujeres con prolapso en comparación a mujeres sin este debilitamiento muscular. Por lo tanto, aumentar el consumo de fibra de forma gradual hasta llegar a la cantidad recomendada (25-38 gramos/día) mejora el estreñimiento y sus síntomas asociados. La reducción de la incidencia y gravedad de esfuerzo en mujeres con estreñimiento influirá en la aparición, progresión o recurrencia del prolapso (3). Como recomendaciones prácticas, para el consumo de alimentos ricos en fibra, se establece consumir a diario: 3 raciones de verdura, 2 raciones de fruta (mejor piezas enteras que en zumo), 6 raciones de cereales en forma de pan, arroz o pasta integral, un puñado de frutos secos y semanalmente 4-5 raciones de legumbres.

Tercero, aportar suficiente vitamina D para fortalecer la musculatura del suelo pélvico. El aporte insuficiente de vitamina D afecta la salud músculo-esquelético. El suelo pélvico está formado por los músculos elevador del ano e isquiococcigeo. La insuficiencia de vitamina D conlleva un deterioro de la fuerza muscular, contribuyendo a la aparición de trastornos del suelo pélvico como la incontinencia urinaria (4) o fecal (5) y los prolapsos. Los suplementos de vitamina D podrían ser un complemento beneficioso al tratamiento que ayudaría a optimizar la respuesta del entrenamiento muscular del suelo pélvico y la calidad de vida de las mujeres que presentan dichos trastornos (6). Sin embargo, se necesitan más estudios que ayuden a esclarecer esta relación. El cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Si nos exponemos al sol de 10 a 15 minutos tres veces a la semana será suficiente para producir los requerimientos corporales de esta vitamina. Pocos alimentos contienen vitamina D de manera natural, por lo que muchos alimentos son enriquecidos con esta vitamina. Los pescados grasos (atún, salmón y caballa) son las fuentes más importantes de vitamina D. Por lo que puede ser difícil obtener suficiente vitamina D de fuentes alimentarias solamente. En consecuencia, algunas personas posiblemente necesiten tomar un suplemento de esta vitamina (especialmente si viven en lugares poco soleados). ¡Importante!, consulta un especialista antes de tomar suplementos.

¡Pon en forma tu suelo pélvico con un buen programa de ejercicios y una adecuada alimentación!

Referencias:

1.Lawrence JM, Lukacz ES, Liu IL, Nager CW, Luber KM. Pelvic floor disorders, diabetes, and obesity in women: findings from the Kaiser Permanente Continence Associated Risk Epidemiology Study. Diabetes Care. 2007;30(10):2536-41.

2.Subak LL, Wing R, West DS, Franklin F, Vittinghoff E, Creasman JM, Richter HE, Myers D, Burgio KL, Gorin AA, Macer J, Kusek JW, Grady D; PRIDE Investigators. Weight loss to treat urinary incontinence in overweight and obese women. N Engl J Med. 2009;360(5):481-90.

3.Shariati A, Maceda JS, Hale DS. High-fiber diet for treatment of constipation in women with pelvic floor disorders. Obstet Gynecol. 2008 Apr;111(4):908-13.

4.Parker-Autry CY, Markland AD, Ballard AC, Downs-Gunn D, Richter HE. Vitamin D status in women with pelvic floor disorder symptoms. Int Urogynecol J. 2012;23(12):1699-705.

5.Parker-Autry CY, Gleason JL, Griffin RL, Markland AD, Richter HE. Vitamin D deficiency is  associated with increased fecal incontinence symptoms. Int Urogynecol J. 2014;25(11):1483-9.

6.Parker-Autry CY, Burgio KL, Richter HE. Vitamin D status: a review with implications for the pelvic floor. Int Urogynecol J. 2012;23(11):1517-26.SP_alimentacion_PatriciaCasasA

2 Comments

  1. Gracias Patricia por esta información tan novedosa!!! Lo incluiré a partir de ahora en los talleres! 🙂

    Reply
    • ¡Claro que sí, Mireia! ¡Muchas gracias a ti!

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *